Política Oct 8, 2022

La Policía otra vez de local

Gases lacrimógenos, más de 400 disparos de goma, varias personas heridas y un hincha muerto debido a la represión que desató la Policía Bonaerense en el partido entre Gimnasia y Boca en La Plata. Una dinámica de violencia institucional que se viene sosteniendo en el fútbol argentino.

Nuevamente la bronca y el dolor fueron protagonistas en un partido de fútbol que tuvo que suspenderse porque afuera del estadio estaban reprimiendo a la hinchada. Lo que comenzó como una fiesta entre Gimnasia y Esgrima La Plata y Boca Juniors por la pelea del campeonato, terminó en una cacería policial que dejó un muerto, varias personas heridas y muchas preguntas sin respuestas. ¿Por qué te matan por ir a la cancha? ¿Por qué otra vez la Policía? ¿Quiénes son responsables?.

Corrían los primeros 9 minutos cuando una nube de gas lacrimógeno invadió el campo de juego. En ese momento, el árbitro Hernán Mastrángelo interrumpió el partido y los futbolistas comenzaron a notar lo que estaba sucediendo en las afueras del Bosque. Rápidamente, los alambrados se rompieron y la gente corrió hacia adentro de la cancha sin entender lo que estaba pasando, intentando resguardar sus vidas.

De forma oficial se dijo que afuera había 10.000 personas intentando entrar y que eso desbordó la situación. Pero varios relatos de hinchas que estuvieron en el lugar cuentan que eran muchas menos y que la Policía Bonaerense reprimió brutalmente a pesar de tener entradas y carnets en mano. Entre las imágenes más impresionantes de la triste jornada, un camarógrafo registró el momento exacto cuando un policía le disparó cerca de tres balas de goma. Como resultado de la violencia institucional un hincha falleció, una nena recibió un balazo en la cara y un nene de 7 años perdió la visión.

Lamentablemente, esta dinámica de poder abusivo y represión se viene sosteniendo en el fútbol argentino desde hace muchos años pero en el último tiempo creció silenciosamente. Hace poco, agentes de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires violentaron a hinchas de Nueva Chicago después de que una parte de la barra intentara ingresar a los vestuarios tras perder un partido. De hecho, que no haya hinchas visitantes desde el 2013 se debe a que la Policía Bonaerense mató de un balazo a un hincha de Lanús. A partir de ese entonces, el Gobierno y la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) dictaron una medida para “terminar” con la violencia en la cancha. Pasaron los años y nada funcionó.

Mientras funcionarios y dirigentes siguen ejerciendo políticas flojas para seguir llenando sus bolsillos abultados, las muertes en el fútbol aumentan y las hinchadas quedan cada vez más afuera, con la única opción de ver a su equipo a través de la televisión paga.

Al día siguiente de lo sucedido en el partido entre Gimnasia y Boca, hinchas del Lobo se juntaron afuera del estadio para repudiar la violencia sufrida y para exigir justicia por César Gustavo Regueiro, el hincha fallecido.

Por su parte, el titular de Seguridad de Buenos Aires, Sergio Berni, dijo que la “responsabilidad de lo sucedido es toda del club organizador del espectáculo”, mientras que el Gobierno provincial admitió que el operativo “no fue capaz de brindar seguridad a quienes asistieron” por lo que tres efectivos fueron separados: el comisario jefe del operativo Juan Manuel Gorbaran, el comisario inspector Alejandro Morinigo, segundo jefe de la Departamental La Plata, y el oficial principal Fernando Falcón, quien le disparó al camarógrafo.

Si te interesa lo que leíste y querés que contribuir a que sigamos brindando información rigurosa podés colaborar con Primera Línea con un aporte mensual.

Aportá a Primera Línea